A INÉS DÍAZ RENGEL

ELLA EN EL TIEMPO

AMOR QUE NO CESA

QUIERO

LA HIGUERA

En Córdoba por la Paz

Narrando en Punta Umbría

NARRANDO EN CÓRDOBA POR LA PAZ

Seguidores

miércoles, 1 de diciembre de 2010

DESPEDIDA












Descubro en el silencio de tus ojos,
el reflejo de un rostro diferente,
no me importa,
aunque me inunde la tristeza,
porque al igual que yo
arrastras los fríos eslabones del pasado.

Se esfumarán nuestros sentimientos
como bocanada de humo en el espacio
y dejarán de existir como un hecho inexistente.
Sólo en lo más profundo de mi ser
sentiré el dolor que origina un adiós.

Cuidaré y mimaré cada instante vivido,
lo guardaré como plasmado en un lienzo
por delicados pinceles,
que supo poner los colores exactos
de la felicidad.

Llevaré bajo mi piel
los momentos más bellos guardados
y sobre ellos escribiré
la memoria de un cuadro
colgado de las paredes del tiempo.


Inés Mª Díaz Rengel

martes, 14 de septiembre de 2010

ESPERARÉ



















ESPERARÉ
Es el dolor que me agota el espíritu
por el hecho de no tenerlo cerca,
es tanta la distancia que nos separa,
que nos une infinitamente el pensamiento.
Y va pasando el tiempo que se hace interminable.
Me conforta mirar al mar y oír el canto de las olas,
en su ir y venir me traen bellos mensajes,
que me alimenta el alma
invadida de soledad y angustia,
y aunque ría o cante como si nada
me duele cada poro de mi piel,
son como estiletes
que en lo más profundo se me clavan.
Seguiré en la playa esperando
que una ola me envuelva con su espuma,
arrastre de mí este aislamiento
y me devuelva lo que tanto ansío.
Es tanta la ilusión que mantengo
que siento miedo a veces y creo verla desvanecer.
Quisiera cantar a las estrellas
todo este amor que percibo
y airearlo como un bello tesoro.
Pero hay momentos que se me hiela el alma
y me rebelo.

Inés Mª Díaz

lunes, 23 de agosto de 2010

RINCÓN DE MIS HORAS AGRIDULCES















RINCÓN DE MIS HORAS AGRIDULCES
No sé qué llamarle.
¿Escritorio? ¿Torre informática?
¿Rinconcito donde rehíce mi vida?
¿Espacio de mis alegrías y penas?
¿Lugar de mis descubrimientos, de mis recuerdos y olvidos,
de mi soledad acompañada de teclado y pantalla,
testigos cuando he paladeado la sal de mis lágrimas?
Unas veces de dolor, al recordar algunos momentos
después de un largo camino.
Paraditas que hay que hacer
pensando cómo me trató la vida,
pero ha sido y mi vida es, como muchas existentes…
Otras veces de alegría,
siempre que escribo a los míos, a mayores y pequeños,
los ojos se me humedecen,
me sale del corazón y los quiero con el alma,
aquí, doy gracias, la estrella me acompañó.
Pero… cuántas veces he llorado de alegría,
leyendo poemas que me han dedicado,
donde veían bellos lienzos, adornados con pinceles,
fabricados con el alma, creando cuadros preciosos,
que yo no reconocía,
nunca me vi reflejada en esos bellos tapices.
Otras veces es la cabeza la que comienza a girar
y descubro emociones, quizás nuevas para mí,
las ubico en el papel como las voy sintiendo.
Y me alegra recordar que siempre hay que amar en la vida,
aunque en alguna ocasión nos obligue a olvidar,
decirle adiós a los sueños,
a los momentos vividos de ilusión y de esperanza,
perdidos para siempre como partículas en el espacio y en el tiempo.
Que las musas me acompañen siempre que las necesite,
cuando la imaginación está ocupada no pienso en cosas extrañas
y se detiene en crear poemas que salen del alma,
que luego archivaré como esencia de mi vida,
en este reanimado y preferido espacio.

7/7/10 Inés Mª Díaz

lunes, 2 de agosto de 2010

Hermanamiento, Lima (Perú) Huelva (España)

video
video
21 de Julio, día memorable para las personas-libro de Lima y Huelva

sábado, 24 de julio de 2010

OTOÑO EN PRIMAVERA









OTOÑO EN PRIMAVERA
Cuando buceo en los refugios
de mi dañado corazón,
descubro aún,
resquicios de aquella primavera,
donde brotaron sus yemas
dejando bellas flores.
Es tiempo de nacer, vivir…
Pero…como sucede a la rosa,
fue corta su existencia.
Quedó solo el amor
prendido de las ramas
que sacudió el otoño,
sin poder desprenderse,
le sigue alimentando la savia
en el jardín de su alma.
Como las flores,
cuando son bellas,
se vuelven a recordar
todas las primaveras.

Inés Mª Díaz

domingo, 13 de junio de 2010

INESPERADO AMOR















INESPERADO AMOR
Cómo envejece el dolor
que el amor engendra,
por mucho esfuerzo
para que todo cambie,
el dolor no se agota,
parece que todo duele,
sin doler nada.
Crees que ha caducado la vida
de tanto dolor acumulado,
que nada tiene sentido
sin ese amor que poco a poco
se fue acoplando,
y al desprenderse
ha causado una herida
que aunque existas
y el corazón siga golpeando,
es como si todo terminara,
como si el alma te hubiera abandonado.
Pero abramos una puerta a la esperanza,
que el amor sea siempre vida
y nunca aflicción.
0/5/10 Inés Mª Díaz

lunes, 24 de mayo de 2010

LA MAGNITUD DE UNA MIRADA















LA MAGNITUD DE UNA MIRADA
Cuántas veces observé esas miradas,
se dicen cuanto sienten y no se percibe nada,
complicidad en ellas,
se encuentran y se comprenden aunque callen.
Ellas se cruzan y van al corazón,
vuelven cargadas de emociones que están
dentro del alma.
Otras, embelesados fijamente se quedan
e ignoran todo lo que le envuelven.
Cuando se ama
la mirada no miente,
sí las palabras.
Otras veces se cruzan
algo pícaras y con risas,
solo ellos saben lo que quieren decirse
y no comprende nadie.
Cuando se quiere
no hace falta palabras para entenderse.
La mirada siempre es sincera,
sale del alma,
llega cuando menos se espera
y sin saber cómo,
perfora las entrañas y ahí se quedan.
Sintiendo y deseando tocar sus manos,
sus mejillas, sus labios, todo su cuerpo,
las miradas conllevan estos deseos,
que poco a poco en el corazón se alojan,
pueden ser para siempre, según lo dicte el alma.
16/5/10 Inés Mª Díaz

viernes, 7 de mayo de 2010

PER I MIEI AMICI DI CUORE















Acordándome de mis amigos, en Roma, quise dedicarles este poema.

PER I MIEI AMICI DI CUORE
(Para mis amigos de corazón)
Sí, me lo llevaré todo,
atrás no dejaré nada,
todo irá conmigo,
sólo dejaré el cariño,
las risas y las bromas de los míos.
Pero os quisiera llevar
un regalo que no pese,
como mis recuerdos
y mis pensamientos.
Os llevaría la belleza
y el rancio recuerdo de esta tierra,
que en cada esquina,
calle o plaza encuentras.
El arte romano que aspiras
por cada poro de tu cuerpo
y junto a este compendio
de arte y belleza,
va unido el romanticismo
de músicos que tocan en terrazas
canciones de los años 50
y boleros preciosos a ritmo de jazz
que te hacen viajar a otro tiempo.
Si pudiera, os llevaría un espejo,
en donde reflejara
todas mis emociones
y el amor que os tengo
y como un boomerang ,
la grandeza y la belleza
de vuestros corazones
volviera hacia mí y ahí se quedara,
ya que es muy difícil encontrar amigos
que igualen en sentimientos y respeto.
Todo lo demás, ya lo conocéis,
Museo, Capilla, Basílicas y Templos,
Coliseo, Foros y fuentes famosas
como la de Trevi.
Pero…
Qué importancia tiene todo eso,
cuando el alma y el corazón de los amigos
es capaz de volar y sentir a tanta distancia
esa amistad que a través de las letras
se ha ido forjando
y que seguirá viva,
a pesar de ese gran océano,
porque nos leeremos,
nos oiremos y sentiremos
el dolor y las alegrías de nuestros corazones,
que perdurará aunque pase el tiempo.
Vi vuole bene la vostra amica dal anima.
(Os quiere vuestra amiga del alma)

10/4/10 Inés Mª Díaz

jueves, 11 de marzo de 2010

PENTAGRAMA



















PENTAGRAMA
Cuando la soledad
comienza a caer sobre mis hombros,
o cuando es ese día que me siento perdida,
me refugio en su canción, mi canción.
Los acordes de un violín,
me hace volver a mi jardín mágico,
pentagrama donde se encuentran
los cuatro espacios de mi vida.
En ellos van insertadas
las notas que les va correspondiendo,
en unos me recreo,
otros lo paso muy de prisa.
Comienzo a oír y el relax me envuelve,
me olvido que soy todavía materia
y empieza a volar mi fantasía,
tropezando con alguna barrera.
Poco más de tres minutos
es lo que esta ficción dura
y aunque vuelva a darle al play,
la noche se me viene encima.

4/2/10 Inés Mª Díaz

sábado, 20 de febrero de 2010

SUEÑO
















SUEÑO
¿Acaso esa noche
fue la alquimia de mis sueños?
¿Vivencias dormidas
en el subconsciente?
Su cara en mi almohada
susurraba palabras sutiles.
Sus manos despertaron
la belleza adormecida,
estancada en otros ciclos.
Miedo al despertar
y hallar el vacío y cuentos de hadas,
donde la magia pudo convertir
el príncipe en rana,
pero así no fue,
al amanecer seguía
siendo soberano,
enterrando los miedos
y despertando las lunas perdidas,
de tantas noches rotas
olvidadas en el tiempo.

10/2/10 Inés Mª Díaz

domingo, 7 de febrero de 2010

PERDIDOS














PERDIDOS
Como estrellas errantes
perdidas en el espacio
y en el tiempo,
permanecen nuestras almas.
Un ángel saldrá a nuestro encuentro
y nos pondrá en caminos divergentes
O paralelos tal vez,
pero siempre rozaremos con nuestras manos
la felicidad suspendida en el aire
y a racimos en cesto cuidaremos
el cariñó que hasta ahora preservamos.
Volvamos a un mundo imaginario,
donde no se interponga nube alguna
y un rayo de luz
inunde los corazones de anhelos,
guardando la belleza
de sentimientos profundos.

28/1/2010 Inés Mª Díaz

sábado, 16 de enero de 2010

AMNESIA. (Microcuento)















AMNESIA
Nací en algún punto de esta galaxia, pero en qué punto. Cuando abrí los ojos, el lugar era inhóspito, carecía de colores, todo era desolador, grisáceo. En ese momento no recordaba nada, no sabía qué era aquello, dónde estaba. Empecé a sentir frío y miedo. Deseaba encontrar a alguien, iba apoderándose de mí la desolación. Llamé a una puerta, y la escena era de pánico; alrededor de una mesa, sentados, dos adultos y dos niños, completamente calcinados, huí llena de espanto. Vi venir hacia mí un chico; en ese momento sentí que venía a rescatarme y le pregunté:
-¿Qué es esto, dónde estamos?
A lo que me respondió:
-Hemos tenido suerte, somos los dos únicos supervivientes. El Vesubio ha comenzado a erupcionar y ha cubierto con su lava la ciudad de Pompeya.

Inés Mª Díaz
9/12/2009

jueves, 7 de enero de 2010

HUELLAS















HUELLAS
Impregnas con tu esencia
cada rincón de mi alma,
me miras y me transmites
la paz que nunca hallé.
Me pintas horizontes
de colores muy bellos.
Sonrisas y optimismo
me infunde la voz que no oigo,
aunque expresados sentimientos.
Es tu insignia,
aunque a veces no puedas realizarlos.
Ni a izquierda, ni a derecha,
mirar siempre adelante,
atrás quedan caminos muy riscosos,
encontrando otros de rosas más recientes,
aunque lleven insertadas sus espinas,
hay heridas que se cierran
y no dejan remembranza.
Los árboles longevos,
conservan su belleza.

4/1/2010 Inés Mª Díaz